UNA RAMA CAÍDA

09.12.2017

"Afortunadamente no recuerdo muchas cosas de mi niñez, pero de algunas sí que me acuerdo. Tengo grabadas en mi memoria las peleas entre mis padres, cómo mi padre golpeaba a mi madre, cómo esta resistía al principio y cómo le suplicaba después para que dejase de pegarla, cómo mi hermano procuraba tranquilizarme mientras yo lloraba agazapado detrás del sillón del salón... No sé cuánto tiempo real duraban esas peleas, pero a mí se me hacían eternas. Estaba seguro de que la mataría y este pensamiento se convirtió en una obsesión durante mi infancia. Me preguntaba con ansiedad qué sería de mi hermano y de mí cuando ella muriera, quién cuidaría de nosotros. Tal vez nuestro padre quisiera matarnos a mi hermano y a mí también después de matarla a ella. Vivía aterrorizado por estos pensamientos".