NO HAY MÁS DIOS QUE EL DINERO

20.01.2018

En la Barcelona del año 2000, dos Inspectores de Policía del Distrito 10, compartían rutinas: Marcial, veterano policía desencantado con el sistema, sólo espera un inminente ascenso que le permita comenzar su "descanso del guerrero" en sus tierras leonesas y reconciliarse con su mujer. Y su buen amigo, Lorenzo, que reingresa a la Policía después de haber cumplido varios años de inhabilitación por una nefasta noche inundada de Bourbon, intenta recuperar el tiempo perdido.
Por una casualidad, se les cruza en su camino Andréu, un ex bancario que, sin el menor escrúpulo y con el "paraguas" de un alto mando de la Guardia Civil, había montado una enorme lavadora de dinero negro puesta al servicio de empresarios, de un narco colombiano, de un partido nacionalista catalán... le daba igual.
Entre alijos de cocaína y los inevitables ajustes de cuentas, Marcial y Lorenzo cada uno a su modo, se saltan todos los protocolos oficiales de actuación. Aunque Lorenzo, da un paso más, al cruzar esa delgada línea roja de lo ético/moral y comienza a aplicar su particular justicia aristotélica.